Sigue a la DARS en:

Reflexiones de Gastón Garatea | Estamos en un tiempo que nos exige tener mucha reflexión.

Los últimos tiempos han estado llenos de cosas, pero de cosas muy exigentes: tiempos de corrupción, tiempos de lluvias e inundaciones, tiempos de manejos de la economía, tiempos de solidaridad, tiempos de buena administración del reparto de los frutos de la solidaridad, tiempos de sensibilidad humana frente a los desastres propios y ajenos y muchas otras cosas más.

Al interior de lo nuestro hemos celebrado el centenario de la Católica, lo cual es una bonita celebración dándole gracias a Dios y responsabilizándonos frente al Perú, especialmente poniendo nuestras capacidades al servicio de los menos favorecidos de nuestra tierra.

Y nos preguntamos: y ahora ¿qué? Y la respuesta la tenemos que dar entre todos. No nos satisfacen las respuestas individuales, pues no se trata una sola cosa. El P. Jorge Dintilhac siempre estuvo maravillado por la palabra UNIVERSITAS. Es decir universalidad. Universalidad de temas, universalidad en el campo de la cultura, universalidad en el campo de la acción con otros agentes llamados a construir la realidad en que vivimos.

Esto supone una reflexión permanente, pues muy fácilmente nos queremos apropiar de lo que no es nuestro y buscamos apropiarnos de lo que es de todos, adquiriendo poderes que en realidad nada tienen que ver con el servicio.

Nuestra sociedad está enferma por la corrupción que la corroe y se plantea un realismo nefasto que desprestigia lo que la gente de buena voluntad quiere hacer por el país.

Caminar en este ambiente supone valores, es decir, puntos de referencia que animen a tener una determinada visión de las cosas y un camino por construir. Para muchos esto es teoría y lo miran con desprecio. Para otros es un requisito indispensable para saber por quién y para qué vivimos.

No tengamos miedo a conversar sobre estas cosas que aunque no nos parezcan muy prácticas son las que explican la verdad de nuestras vidas.

Deja un comentario

Nombre:
Correo:
Mensaje: